Los testimonios de Luciana Rodríguez y Gabino González coinciden con el expuesto ayer por Rossana Irala. Dicen haber sido detenidos y trasladados a un tinglado perteneciente al colono brasilero y su padre donde habrían sido golpeados, maltratados y amenazados por la policía y los propietarios del lugar.


Luciana Rodríguez. “Nos llevaron al tinglado de Jair Weber, y ahí nos presentaron. El papá de Jair les preguntó a los policías si hicieron su trabajo, ellos respondieron que sí y empezaron a reírse. Nos torturaron mucho. A una compañera detenida que se desmayó le derramaban agua”.

Gabino González. “Estábamos ahí y nos golpearon un montón. Nos llevaron a presentarnos en la casa de Jair Weber y después a Campo 9. Por el camino nos torturaban. Yo me rompí la cabeza, los policías me apretaban y me preguntaban si daba gusto. Es triste que en nuestro país nos jueguen así, es muy feo eso”.

El hecho ocurrió el último 3 de enero. Cuatro mujeres y ocho hombres terminaron detenidos.

Según la versión de los campesinos, el problema se originó cuando los colonos quisieron ingresar a plantar soja en la propiedad en conflicto y ellos les propusieron conversar con la intención de pedirles que respeten los lotes que serían amojonados por el Indert.

“Pero ello vinieron y de la nada nos atropellaron y nos reprendieron. No quisieron ni siquiera conversar. Lo único que decia el jefe de orden era ‘Abranse, abranse’ y empezaron a proceder. Y hay paso lo que paso” señaló Edelia, testigo y vecina del lugar.

La menor C.S. también denunció supuestos abusos por parte de los weber y la policía. “Nos agarró la Policia y nos jugó. Luego nos llevaron a la casa de Jair para presentarnos. El papá de Jair les felicitó por haber hecho bien el trabajo y les dijo que nos tire al agua. A una compañera le pegaban y tiraban agua por la cara. A cuatro mujeres fueron las que más nos jugaron. Jair es el que manda por los policías, él les da las ordenes”.

En la mañana de este martes, el ministro Tadeo Rojas y el comandante Críspulo Sotelo comparecieron ante la Comisión Permanente del Congreso. Defendieron la actuación policial y prometieron que en caso de comprobarse los abusos, los efectivos serán castigados “sin titubear”.

 

 

 

 

 

 

Compartí: