La marca nipona no ha tenido días de color de rosa en Dakar. La semana pasada fueron sancionados sus pilotos, entre ellos el español Joan Barreda Bort quien ocupaba el liderazgo de la general en las motos, por un repostaje ilegal en la etapa 5. Con ello, Sam Sunderland de KTM pasó al frente y tras unos días, Honda decidió reclamar por la sanción.


Sunderland disputaba el liderazgo con Barreda hasta la sanción.

La sanción al español consistió en otorgarle una hora de penalización que le costara bajar puestos en la etapa de Jujuy – Tupiza y el reclamo de Honda sugiere que el reglamento no prohíbe de forma explícita un repostaje en zona de neutralización y el caso de Peterhansel como ganador en 2016 tras la apelación es su carta para lograr oponerse a los comisarios.

Más problemas. Al sólo intento de reclamo se suma el de los mismos comisarios siendo el mismo una acusación al equipo Honda HRC por falsear la fecha de su reclamo ante la sanción cambiando la misma del 11 de enero al 7 de enero. La violación a las normas se considera grave y podrían tomarse medidas ante la actitud del equipo.

El contraargumento de KTM. Los directores de la marca austriaca se muestra firmes respecto a que Honda cometió una infracción al salirse de una zona neutralizada para el repostaje. Su director deportivo, Jordi Viladoms asegura que Honda se benefició de dicha acción. “Estas cosas no nos gustan que se hagan. Nosotros intentamos hacerlo todo correcto y cuando hacemos cosas mal, o nos han pasado cosas, siempre se nos aplica el reglamento al 100%” agregó.

Compartí: