El juez especial chileno Alejandro Madrid condenó al exfiscal militar Alfonso Podlech a siete años de presidio por el secuestro calificado (desaparición) del abogado Jaime Eltit Spielman, durante la dictadura de Agusto Pinochet.


El magistrado, de la Corte de Apelaciones de Santiago, condenó además a cinco años y un día de prisión a los exsuboficiales del Ejército Orlando Moreno Vásquez y Raúl Schonherr Frías, como coautores del delito y a tres años y un día a Libardo Schwartenski, empleado civil del Ejército y a los exdetectives Hernán Quiroz y Daniel San Juan, en condición de cómplices.

Los tres últimos podrán cumplir la pena en libertad vigilada, determinó el juez, que durante la investigación pudo determinar que Eltit Spielman, abogado y militante de la Juventud Radical, fue detenido en Santiago el 13 de septiembre de 1973 por militares y trasladado al Regimiento Tacna.

Después fue llevado a Temuco y confinado en el regimiento “Tucapel”, de esa ciudad del sur de Chile, donde por varios días pudo ser visitado por su familia, hasta que el 13 de octubre de 1973 se perdió todo rastro de su paradero, señala el expediente.

El ahora condenado Podlech se desempeñaba en esa época como fiscal militar en el mismo regimiento, utilizado como cárcel, centro de torturas y exterminio por la dictadura de Pinochet y fue procesado como principal responsable de la desaparición de Eltit.

En ese contexto, se interrogaba y torturaba a los detenidos que eran traídos desde la cárcel de la ciudad o permanecían recluidos en diferentes dependencias del Regimiento habilitadas al efecto, “en las había elementos para amarrarlos, aplicarles electricidad y otros tipos de tormentos” determinó la investigación de Madrid.

Además, el Estado chileno deberá pagar 300 millones de pesos (unos 466.000 dólares) como indemnización a la familia de la víctima.

Alfonso Podlech estuvo también detenido en Roma en 2008, tras ser acusado de la desaparición del exsacerdote de origen italiano Omar Venturelli y colaborar en la tortura de otros ciudadanos de la misma nacionalidad, pero finalmente fue absuelto “por falta de pruebas”.

Durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), según cifras oficiales, unos 3.200 chilenos murieron a manos de agentes del Estado, de los que 1.192 figuran aún como detenidos desaparecidos. EFE