Descargar el Audio

La doctora Lilian Soto (activista de Kuña Pyrendá) opinó sobre las declaraciones monseñor Edmundo Valenzuela quien pidió "no hacer de una piedrita, una montaña" refiriéndose a las denuncias de abusos cometidos por sacerdotes.


“Esa es la posición histórica de la iglesia en este tema. La misma que quemó a las mujeres en la cacería de brujas en la inquisición, la que les quiso poner cinturones de castidad, desconoció derechos e impulsó desde sus púlpitos que no tengamos el control sobre nuestros cuerpos y que minimiza aquello que implica algún tipo de abuso o acoso. Sí me parece importante que sea confrontada la jerarquía de la Iglesia Católica, una jerarquía compuesta exclusivamente compuesta por hombres. Podemos hablar de una cofradía de machos patriarcales” dijo.