Es una de las más hermosas herencias de nuestros ancestros. Es el compañero de vida que va hasta los más recónditos lugares del mundo con el paraguayo. Es el eterno sellador de amistad, felicidad, tristeza y reconciliaciones. La bebida tomada por todos los habitantes del país: niños, jóvenes y adultos. Es el tereré.


En Paraguay el día del tereré es el último sábado de febrero de cada año. La fecha para la celebración del tereré, se designó durante el año 2011 mediante la Ley de la Nación N° 4.261 “Que declara al tereré como Patrimonio Cultural y Bebida Nacional del Paraguay” y fija el último sábado de febrero de cada año como fecha de celebración.

El tereré es un evento social que reúne a amigos, familia, parejas, etc. Por lo general es una excusa para verse. Nunca falta un buen tereré como excusa para un encuentro.

Sus reglas básicas:

Primero un buen ‘tereré rupa’, que es como un refrigerio previo.

El menor ceba y el que lo preparó no.

El primer ‘mate’ es para Santo Tomás.

La ronda gira siempre a la izquierda.

Para su elaboración debes llenar un recipiente con agua fría, incorporar hielos y un condimento adicional a elección: los remedios medicinales a gusto.

Un tereré, un tereré y me voy…” diría Bohemia Urbana cantándole a nuestra bebida.