Un grupo de militantes que se ubicaba frente al palco se enfrentó “a puro sillazo” a los pocos minutos de haber empezado la reunión. Los guardias tomaron el escenario y arrojaron gas lacrimógeno contra los violentos.