En Paraguay, existen tres procesadoras de transacciones electrónicas: Bancard, Procard y Bepsa. Sin embargo, en la práctica no poseen las mismas condiciones para operar en el mercado. El día en que el uso del dinero electrónico aumente, como parte de un proceso que en muchos países se está dando de manera inevitable, el control del mercado podría recaer en un solo grupo.


Continúa amenaza de monopolio en el sector de las transacciones electrónicas.

La empresa Bepsa, que nació en 1990, fue pionera en Paraguay en el uso de dinero electrónico con la instalación del primer cajero automático (ATM). Actualmente, ofrece cuatro servicios: Red de Pos Dinelco, Red de Cajeros Automáticos Dinelco, procesamiento de tarjetas de débito y crédito Dinelco y billeteras electrónicas.

El Banco Nacional de Fomento (BNF) ingresó como socio de Bepsa luego de que el Banco Unión, accionista en ese entonces, dejó de operar y quedó con una deuda con la banca estatal. El traspaso de acciones se dio en las mejores condiciones, pues en aquel momento, el BNF se encontraba impulsando el pago electrónico a los funcionarios de entidades públicas.

A finales de diciembre de 2016, el BNF dio a conocer que ponía en venta sus acciones (34%); el cierre del plazo de recepción de ofertas fue el viernes 10 de febrero. La única empresa que manifestó interés en adquirir su participación accionaria fue el grupo Scavone, socio fundador de Bepsa. Actualmente, Bepsa y el BNF se encuentran en proceso de negociación.

Esta firma busca concretar un nuevo acuerdo comercial con el BNF para evitar caer en un monopolio en el sector de las transacciones electrónicas, reduciendo las posibilidades de que Bancard (a través de Procard, accionista de Bepsa en un 30%) sea la que compre las acciones y que de esta manera, se establezca como la prestadora de servicios casi exclusiva del rubro.

No existe igualdad de condiciones

Desde el 2009 Bepsa busca que sus POS y ATM puedan obtener las licencias para realizar transacciones electrónicas con marcas internacionales (Visa y MasterCard). Si bien existe la predisposición manifiesta para poder trabajar de manera directa con Bepsa. Sin embargo, en el ámbito local la gestión se ha dado en medio de muchas trabas debido a que los accionistas de Bancard (bancos privados y financieras) defienden sus intereses.

En el 2011, Bepsa inició las negociaciones con la firma MasterCard para adquirir la licencia. En los primeros dos años no se presentaron inconvenientes, se llevó a cabo el proceso de investigaciones y se invirtió en la tecnología necesaria.

Ya en el 2015, MasterCard solicitó a Bepsa la apertura de una cuenta en el Citibank de los Estados Unidos. Atendiendo a que existe una sucursal del Citi en el país, Bepsa solicitó mediante documentos, su interés de abrir una cuenta en el exterior y, hasta la fecha la solicitud no tuvo retorno

Caso similar en la región

En la Argentina, Prisma o Prisma Medios de Pago tiene como accionistas a los principales bancos y es el único procesador de transacciones de Visa, que a su vez maneja el 80% de las transacciones con tarjetas de crédito del mercado y el 60% del total de las compras. En agosto de 2016, la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) de ese país, ratificó la existencia de un potencial abuso de posición dominante en el área de las tarjetas.

Luego, en noviembre de 2016, la Cámara Argentina de Comercio (CAC) presentó una denuncia contra Prisma por abuso de posición dominante, como medida para proseguir con la investigación iniciada por la CNDC. Las investigaciones del caso siguen en curso.