Cuba busca inversión foránea para desarrollar 21 proyectos relacionados con la industria alimentaria, valorados en 762 millones de dólares, entre ellos una fábrica de confituras en asociación con la multinacional Nestlé y una planta de producción de cerveza en la Zona Especial de Desarrollo del Mariel.


/ AFP PHOTO / FABRICE COFFRINI

Los dos proyectos en los que se trabaja con más ahínco en estos momentos son la creación de una Cristal -una marca de producción nacional- y una fábrica con Nestlé, que sería la tercera de esa marca en Cuba con vistas a la elaboración de galletas y café, informan hoy medios oficiales.

La viceministra cubana de la Industria Alimentaria, Betsy Díaz, explicó que tienen prioridad las áreas en las que la producción local resulta “insuficiente” como refrescos, aguas, cárnicos, lácteos, procesamiento de frutas y vegetales, levadura, pastas alimenticias, harina de trigo y productos de la pesca.

Indicó que han mostrado interés en invertir en el sector alimentario empresas de Francia, Italia, México, España, Brasil, Eslovaquia y Uruguay, según sus declaraciones recogidas por la estatal Agencia Cubana de Noticias (ACN).

Las industrias cubanas del camarón y del ron son otras áreas que ofrecen oportunidades de negocio al capital foráneo, indicó Díaz.

El objetivo es desarrollar producciones para el consumo interno e incrementar las exportaciones una vez cubierto el mercado de la isla; para revertir la situación actual en la que Cuba se ve obligada a importar casi el 80 % de los alimentos que necesita, lo que supone un gasto anual de unos 2.000 millones de dólares.

La industria alimentaria agrupa más de 2.800 fábricas correspondiente a 23 ramas productivas subordinadas a los sistemas del Grupo Empresarial de la Industria Alimentaria, Agricultura, Azcuba, las corporaciones Cuba Ron, Coralsa, y alimentarias locales.

El Gobierno cubano presentó durante la Feria Internacional de La Habana en noviembre de 2016 su cartera de negocios actualizada que incluye 395 proyectos por valor de más de 9.500 millones de dólares.

La importancia de captar inversión extranjera contempla a 15 sectores claves como el industrial, agroalimentario, turismo, minería, biotecnología, petróleo y energías renovables.

La Zona Especial de Desarrollo del Mariel, donde Cuba aspira ubicar gran parte de estos proyectos, es un centro empresarial y puerto mercante en el que han recibido luz verde una veintena de negocios, algunos de ellos ya en activo.

Cuba necesita para su desarrollo económico atraer anualmente unos 2.500 millones de dólares en inversión extranjera directa, según han señalado autoridades del área económica. EFE