El Gobierno chino propuso hoy un pacto a Estados Unidos y Corea del Norte para frenar el reciente aumento de las tensiones y evitar una "colisión frontal", en un nuevo intento de Pekín de posicionarse como el "estabilizador" de la escena global.


China propone un pacto a EEUU y Corea del Norte para evitar una "colisión".

El ministro de Asuntos Exteriores del país, Wang Yi, sugirió este miércoles que Pyongyang suspenda sus ensayos armamentísticos a cambio de que Washington y Seúl cesen sus maniobras militares, y se pueda volver a la mesa de negociaciones.

“Ambas partes son dos trenes que aceleran, se dirigen el uno hacia el otro y nadie quiere dejar paso. La pregunta es: ¿están realmente preparados para una colisión frontal?”, manifestó Wang en la única rueda de prensa que ofrece al año, en el marco del plenario anual de la Asamblea Nacional Popular.

La prioridad de China es encender “la luz roja” y “echar el freno” a ambos trenes, remarcó el canciller, pocos días después de la última prueba de misiles del régimen de Kim Jong-un, con la que Japón y EEUU consideraron que Corea del Norte ha entrado en una nueva fase de amenaza.

Wang dedicó críticas a ambas partes: por un lado, condenando las pruebas norcoreanas que “ignoraron la oposición de la comunidad internacional” y, por otro, las actividades militares de EEUU y Corea del Sur, que añaden presión a Pyongyang.

“Las armas nucleares no ofrecen seguridad. El uso de la fuerza no llevará a la solución”, resumió el ministro.

Ante las críticas del presidente estadounidense, Donald Trump, sobre la falta de voluntad de Pekín para frenar a Corea del Norte, el ministro asumió públicamente el papel que juega la potencia asiática: como país vecino con una relación muy estrecha con la península coreana, “China es indispensable para la resolución del conflicto”, afirmó.

No obstante, insistió en que la disputa es entre Washington y Pyongyang, y, desde el papel de mediador, consideró que el proceso de desnuclearización en la península debe ir acompañado del establecimiento de un mecanismo de paz.

“Las conversaciones (a seis bandas) merecen otra oportunidad. La paz aún está a nuestro alcance”, instó.

Wang se mostró más combativo en referencia al escudo antimisiles THAAD en suelo surcoreano y advirtió de que el sistema, que EEUU comenzó a instalar esta semana, acabará dañando a la propia Corea del Sur y a otras naciones.

El THAAD “hará menos segura” a Corea del Sur, opinó Wang, y reiteró que los potentes radares de ese sistema ponen en peligro los intereses de seguridad de China. Tanto Pekín como Moscú aseguran que el dispositivo no sólo se utilizará a modo de defensa, sino que también podría servir para obtener datos de inteligencia de sus bases militares.

A pesar de haber iniciado la instalación de este escudo, hoy el ministro de Asuntos Exteriores no habló de EEUU como una amenaza.

“No hay razón para que China y EEUU no puedan convertirse en excelentes socios”, dijo Wang después de su reciente encuentro con el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, en el marco de la reunión de cancilleres del G20 en Alemania.

El ministro describió a Tillerson, que la semana que viene hará su primera visita oficial a China, como un gran comunicador “que sabe escuchar”, y dejó entrever que la esperada reunión entre el presidente chino, Xi Jinping, y su homólogo, Donald Trump, se producirá pronto.

“Las relaciones de China con EEUU van en la dirección correcta”, manifestó.

No obstante, el canciller lanzó un mensaje de advertencia a Washington contra su injerencia en las disputas del mar de China Meridional, un foco de conflictos regionales que, a su juicio, se ha calmado.

Si alguien intenta provocar “oleaje” en esta zona, “se topará con la oposición de toda la región”, alertó al nuevo inquilino de la Casa Blanca.

En su repaso a la situación internacional, Wang enfatizó su mensaje de país estabilizador frente a la imprevisibilidad de Trump y la tendencia aislacionista de éste y otros países desarrollados, y posicionó a China al frente del “multilateralismo”.

En ese sentido, destacó la cooperación que espera seguir manteniendo con la Unión Europea a pesar del “brexit”, y su firme alianza con Rusia, “que no se debilitará por factores externos”. EFE