Blas Jara analizó una copia de la renuncia a pedido del gobernador y dictaminó que la falsificación "es tan grosera y evidente" que no necesita los detalles de tridimensionalidad que aportan las firmas originales para concluir que no pertenece a Friedmann.


frid2

 

frid