La situación en el concierto del cantante argentino Indio Solari en el que hoy fallecieron dos personas se desbordó por el lanzamiento de bombas de estruendo y pirotecnia, según testimonios de testigos presenciales.


Foto: clarin.com


Los dos fallecidos son, al parecer, dos hombres adultos de unos cuarenta años y que no residen en Olvarría, la localidad que acogió el concierto, según fuentes de la Secretaría de Salud de ese municipio situado a 360 kilómetros al noreste de Buenos Aires.

Las fuentes añadieron que hay una mujer en situación crítica con problemas cardiorespiratorios.

Debido al descontrol y el estruendo entre un público de más de 200.000 personas, se produjeron avalanchas que provocaron que el propio cantante llamara la atención desde el escenario, a los 30 minutos de iniciado el show, sobre el desconcierto que se vislumbraba desde su posición.

El cantante pidió a los presentes del sector situado frente al escenario que se movieran hacia atrás para evitar aplastamientos e incluso hizo alusión a la existencia de personas bajo los efectos del alcohol entre los asistentes al espectáculo, que se celebró en un descampado.

La organización del evento, en la que participaron numerosos efectivos de seguridad privada, corrió a cargo del municipio de Olavarría y la productora musical de Indio Solari, cantante que, junto Skay Beilinson, lideró la banda rock and roll “Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota”.

Tras las avalanchas, la incertidumbre se apoderó del lugar debido a los movimientos descontrolados de los asistentes y al colapso de las redes de telefonía celular por la gran cantidad de usuarios de las mismas.

Los testigos consultados señalaron la buena respuesta de los servicios de salud de Olavarría, que, además de la mujer en estado grave, atendieron a decenas de contusionados y heridos de carácter leve bajo la coordinación del secretario de salud del municipio.

Las puertas del recinto donde se celebró el concierto, cuyo terreno estaba en parte embarrado debido a las recientes lluvias,se abrieron media hora antes de lo previsto, para facilitar el acceso ante la gran cantidad de entradas vendidas.

Medios locales informaron de que los asistentes al concierto llegaron a los 300.000, aunque el lugar solo tenía capacidad para 250.000. EFE