Haciéndose pasar de enfermera una chica entró a la sala de maternidad y con el pretexto de tener que hacerle un control de rutina se llevó a la criatura y jamás volvió.