El secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, anunció hoy que la coalición antiyihadista que lidera su país tratará de crear "zonas interinas de estabilidad" en Siria para que los refugiados y desplazados internos puedan volver a casa en las áreas antes ocupadas por el Estado Islámico (EI).


REUTERS/Rodi Said

“Estados Unidos aumentará la presión contra el Estado Islámico y Al Qaeda y trabajará para establecer zonas interinas de estabilidad, mediante altos al fuego, para permitir que los refugiados vuelvan a casa”, dijo Tillerson al comienzo de la reunión de la coalición contra el EI, formada por 68 países y organizaciones.

Tillerson pronosticó que la campaña contra el EI entrará pronto en una fase de “estabilización” de las zonas liberadas en Irak y Siria, y anunció que los países miembros de la coalición han comprometido más de 2.000 millones de dólares en ayuda humanitaria y para el desminado en esas áreas.

El secretario de Estado no dio más detalles sobre las llamadas “zonas de estabilidad”, y no aclaró si se limitarían a Siria o si se establecerán también en partes de Irak.

Se espera que esas zonas se establezcan en las áreas anteriormente controladas por el EI o Al Qaeda y que han sido liberadas por los ataques de la coalición liderada por EE.UU. y los de las fuerzas turcas en Siria.

La oposición siria lleva mucho tiempo pidiendo a EE.UU. que establezca “zonas seguras” en su país protegidas desde el aire por las fuerzas estadounidenses, pero la iniciativa propuesta por Tillerson parece tener como única garantía el establecimiento de treguas para ciertas áreas geográficas en la guerra civil de Siria.

“Derrotar al Estado Islámico (EI) es la prioridad número uno de EE.UU. en la región”, defendió Tillerson durante la reunión.

El jefe de la diplomacia estadounidense vaticinó además la próxima muerte del máximo líder del EI, Abu Bakr al Bagdadi.

“Casi todos los ayudantes más destacados de Al Bagdadi ya están muertos, incluido el que planeó los ataques en Bruselas y París. Es solo cuestión de tiempo que el propio Al Bagdadi encuentre el mismo destino”, indicó Tillerson.

Defendió que el flujo de combatientes extranjeros que tratan de unirse al Estado Islámico ha bajado un 90 % en el último año, porque es “más difícil para los terroristas entrar y salir” de Irak y Siria gracias en parte a los esfuerzos de la coalición.

Tillerson pidió a los representantes de los 68 países y organizaciones de la coalición, entre los que están España y Panamá, que “hagan más” para aportar a una lucha en la que EE.UU. pone el 75 % de los recursos militares y el 25 % de la ayuda humanitaria.

“Estados Unidos seguirá haciendo su parte, pero las circunstancias sobre el terreno requieren más de todos ustedes”, afirmó. EFE