Una campaña de recaudación de fondos lanzada en febrero para construir un monumento al difunto cantante David Bowie en su barrio natal de Brixton, en Londres, se cerró hoy sin haber alcanzado la cifra deseada.


Un mensaje de los organizadores en la página web informa de que la campaña se cierra porque “no ha alcanzado su objetivo”, al reunir solo 50.000 libras (62.080 dólares) de las 990.000 (unos 1,22 millones de dólares) que se habían propuesto.

Sin embargo, los promotores del proyecto aseguran que “volverán”, con “otro enfoque sobre la financiación”, que no implique un plazo tan corto de tiempo, y una propuesta de monumento “más barato”.

El pasado 21 de febrero, un grupo de artistas y seguidores de Bowie, encabezados por el diseñador londinense Charlie Waterhouse, inauguraron esta campaña, que concluía ayer, para poder erigir en Brixton la escultura bautizada “ZiggyZag”.

Según el diseño presentado entonces, “ZiggyZag” era una estructura tridimensional de metal rojo de nueve metros de altura que emula el relámpago del maquillaje que luce Bowie en la portada de su álbum de 1973 “Aladdin Sane”.

Para la elaboración de la estructura metálica, se contaba con los ingenieros de Benson Sedgwick, mientras que Bradleys Metal Finishers iban a pintar el acero.

David Bowie, fallecido de un cáncer el 10 de enero de 2016 en Nueva York, donde residía, ya cuenta con un mural en su honor en su barrio natal, que visitan a diario aficionados de todo el mundo para rendirle tributo. EFE