El índice de ventas de casas usadas en EEUU bajó un 3,7 % en febrero y quedó en un ritmo anual de 5,48 millones de unidades, tras haber alcanzado en enero la mayor tasa en 10 años, informó hoy la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR, por su sigla en inglés).


El ritmo de las ventas en febrero estuvo por debajo de las expectativas, pero fue un 5,4 % superior al del mismo mes del año pasado.

El mes pasado solo hubo incrementos en las ventas en la región sur del país, con un avance del 1,3 %, mientras que el resto de zonas registraron descensos, el más pronunciado en los estados del noreste (13,8 %).

El precio medio de venta de las viviendas usadas en todo el país fue de 228.400 dólares, un 7,7 % por encima del de hace un año, según el informe.

En cuanto al inventario de casas usadas disponibles en el mercado, en febrero aumentó un 4,2 % con respecto a enero y quedó en 1,75 millones de unidades, que al ritmo de venta actual tardarían 3,8 meses en agotarse. EFE