El exguitarrista de Genesis Steve Hackett considera "improbable", por "temas de poder", que la mítica banda vuelva a reunirse, según aseguró en una entrevista con Efe previa a su actuación mañana en Barcelona.



Pero eso no quiere decir que la música de Genesis no se puedan escuchar en directo, ya que el propio Hackett incluye muchos de sus temas en sus conciertos.

De hecho, el repertorio de la actual gira del guitarrista incluye varios temas del álbum “Wind and Wuthering”, del que se acaba de celebrar el 40 aniversario, junto a éxitos como “The Musical Box”, además de canciones de Genesis que nunca había interpretado desde su salida del grupo, como “Inside & Out” y “Anyway”.

Todo ello alternado con cortes de su nuevo trabajo en solitario, “The Night Siren”, un álbum planteado como un viaje por diferentes culturas, en el que aborda temas sociales como el drama de los refugiados y el conflicto palestino.

Hackett formó parte de Genesis en su primera época y desde que abandonó la banda en 1977 ha grabado más de 30 discos en solitario, pero el público le sigue recordando como el guitarrista de Genesis, algo que no le molesta, al contrario, le enorgullece.

“Genesis fue una gran banda -asegura- y me encanta lo que hicimos juntos. También me gusta lo que luego han hecho cada uno de los miembros del grupo por separado, pero eso no quiere decir que vayamos a volver a juntarnos”.

Hackett no descarta tajantemente la reunificación de la formación -“todo es posible”, asegura- pero la considera improbable porque “una cosa es la música y otra la política”, y la reunión de la banda “es un tema de poder”, en una situación “que no permite que seamos todos iguales”.

“Mike Rutherford, Tony Banks y Peter Gabriel ya han dicho públicamente que tienen otra agenda y no creo que quieran involucrarse en el futuro de la banda”, señaló.

Él tampoco está por la labor, según reveló, porque salió defraudado del último proyecto conjunto que llevaron a cabo, el documental “Sum of the Parts” (2014), en el que se sintió infravalorado, no por el resto de los miembros de la banda, sino por los responsables del producto final.

“No quiero entrar en otro proyecto confiado, como pasó con el documental, me interesa entrar con un contrato firmado como socio con pleno derecho”, añadió.

Conflictos de intereses aparte, el espíritu de Genesis sigue vivo en la guitarra de Hackett, según asegura el músico, que lleva ese espíritu también a los temas propios, como se podrá ver en los dos conciertos que ofrecerá en España, en Barcelona y San Sebastián.

“Todo forma parte de una misma idea: contar historias a través de las canciones, y hacerlo de manera que la música fluya, sea flexible, sea como el agua y se mezcle con lo que encuentra”, señala.

Fiel a esta filosofía, Hackett presentará en España un disco que pretende “transportar a otros lugares” y donde “la multiculturalidad y la diversidad está muy presente”.

En esta línea están temas como “West to East”, en el que han colaborado músicos israelíes y palestinos, o “Behind The Smoke”, sobre el drama de los refugiados, que le afecta muy de cerca porque su familia huyó de Polonia tras las II Guerra Mundial y “también eran refugiados”.

Estas dos canciones, según Hackett, conectan con “Blood on the Rooftops”, un tema de Genesis, que está en el repertorio de la gira y que habla de “la apatía, y de como la gente mira la tele y no le afecta lo que pasa en el mundo”.

Fuera del repertorio inicialmente previsto, pero dentro del último disco del artista, está “Anything But Love”, una muestra más del amor por el flamenco y la música española de Hackett, que tiene en su altar particular a Andrés Segovia y Jimi Hendrix, mientras otros le tienen a él. EFE