El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de Uruguay, Tabaré Aguerre, anunció hoy la suspensión de la importación desde Brasil de carnes de tres plantas de producción afectadas por el fraude de la carne adulterada en ese país.



El caso afecta a 21 establecimientos brasileños de producción de carne y reveló una mafia integrada por agentes públicos y directivos de empresas que adulteraban carnes ya caducadas y las remitían a los mercados, tanto locales como externos.

“De las 21 plantas solamente seis estaban habilitadas para exportar y solo tres estaban habilitadas para exportar a Uruguay y esas tres están suspendidas eventualmente hasta que la situación se aclare”, expresó Aguerre en rueda de prensa.

El ministro dijo que Uruguay no toma ninguna medida de estas características contra el país, “porque no está afectado el país sino las 21 plantas que la autoridad sanitaria brasileña ha suspendido”.

Aguerre indicó también que una vez que las autoridades uruguayas analizaron todo lo que se importó se comprobó que “ninguna de las importaciones que se realizó durante los últimos dos años provino de alguno de los establecimientos industriales de producción que estaban en la lista de los 21 establecimientos suspendidos”.

“Lo que hace la autoridad sanitaria uruguaya es inspeccionar el cien por cien de las partidas de importación y controlar que la calidad del producto que se importa esté de acuerdo a los estándares. Eso se hace siempre, podría no haber ocurrido este proceso y se hace igual”, declaró.

Preguntado sobre si este escándalo puede poner en riesgo las negociaciones de un tratado de libre comercio entre la Unión Europea y el Mercosur -integrado por Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay-, Aguerre respondió que “no debería porque si una planta tiene un problema se suspende la planta”, pero apuntó que es “probable” que sea un “argumento que se utilice” en las negociaciones.

El ministro agregó que “si las medidas se toman contra el bloque Mercosur indirectamente pueden afectar (a Uruguay)” y que por eso no está seguro de que esta suspensión de las plantas brasileñas pueda significar “beneficios para en la colocación (en el exterior) de la carne uruguaya”.

Finalmente, Aguerre quiso enviar un mensaje de tranquilidad a la población y dijo que este episodio no afecta al consumidor uruguayo. EFE