La ONU decidió hoy reforzar la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos en Seúl de cara a desarrollar posibles estrategias en cualquier futuro proceso por violaciones de libertades fundamentales en Corea del Norte y garantizar así la rendición de cuentas.



El Consejo de Derechos Humanos de la ONU adoptó sin votación una resolución en la que decide reforzar durante dos años la capacidad de la oficina en la capital surcoreana, desde donde vigila la situación en la vecina Corea del Norte.

El objetivo es “permitir la implementación de recomendaciones relevantes del grupo de expertos independientes sobre la rendición de cuentas en su informe encaminado a reforzar los esfuerzos de vigilancia y documentación actuales, establecer un registro central de información y pruebas, y disponer del asesoramiento de expertos jurídicos para todas las informaciones y todos los testimonios”.

Todo ello “con vistas a desarrollar posibles estrategias que puedan ser empleadas en cualquier futuro proceso para la rendición de cuentas” de violaciones de derechos humanos, que, según indica el Consejo en el texto, son “extendidas” y “sistemáticas” y que pueden constituir “crímenes contra la humanidad”, según la comisión de investigación de la ONU.

El Consejo subraya que Pyongyang no ha enjuiciado a los responsables de crímenes contra la humanidad y otras violaciones de derechos humanos, y anima a la comunidad internacional a cooperar en los esfuerzos para asegurar la rendición de cuentas para que “estos crímenes no queden sin castigar”.

La Misión Permanente de Corea del Norte ante la ONU en Ginebra rechazó “categóricamente” una resolución que considera ha sido promovida y “adoptada forzosamente por parte de EEUU y otras fuerzas hostiles, con el fin político de estrangular” al país.

Sostuvo que el documento es una “interferencia en asuntos internos” y “la culminación de la politización, el sesgo y el doble estándar” en materia de derechos humanos por parte de este órgano.

La organización Human Rights Watch (HRW) por su parte celebró la decisión, al afirmar en un comunicado que el Consejo de Derechos Humanos ha “hablado con una única voz hoy al condenar los horrendos abusos de Corea del Norte y al apoyar los esfuerzos para llevar a funcionarios de alto rango de Pyongyang ante la Justicia”. EFE