El régimen sirio acusó hoy a los países árabes y occidentales que apoyan a los rebeldes sirios de ser "patrocinadores del terrorismo", por colaborar de forma indirecta con el grupo yihadista Frente Al Nusra.


“Cualesquiera gobiernos que trabajan con estos grupos pueden ser considerados patrocinadores del terrorismo”, dijo en rueda de prensa el jefe negociador del régimen sirio, Bashar Jafari, y citó a Turquía, Arabia Saudí, Catar, Francia, el Reino Unido, Jordania e Israel.

En los últimos días grupos rebeldes sirios se han unido a otras formaciones yihadistas para emprender sendas ofensivas contra las fuerzas gubernamentales en los alrededores de Damasco y en la provincia central de Hama.

“Los que están atacando Damasco y Hama actúan bajo el paraguas de Al Nusra, y, como todos saben, Al Nusra es considera por la ONU como un grupo terrorista, por lo que ellos también son terroristas”, afirmó el embajador sirio ante la ONU.

Por extensión, según entiende el diplomático, aquellos países que colaboran, financian o mantienen cualquier tipo de relación con uno de los grupos rebeldes implicados en las distintas ofensivas pueden ser declarados “patrocinadores del terrorismo”.

Jafari se refirió especialmente a Francia y Gran Bretaña, a las que acusó de “estar patrocinando el terrorismo y usarlo como una arma política” y de vender armas a Arabia Saudí y Catar “que luego se usarán en ataques terroristas”.

El diplomático hizo estas declaraciones tras entrevistarse con Staffan De Mistura, el mediador de la ONU en las negociaciones de paz para Siria, que ayer se reanudaron en su quinta ronda tras veinte días de pausa.

Jafari dijo que los actos terroristas y por extensión las ofensivas militares de los insurgentes sobre el terreno sólo querían “torpedear” los esfuerzos de diálogo que se llevan a cabo en Ginebra.

“Es por eso que todos los gobiernos razonables deberían mantenerse en la vía política”, subrayó.

Refiriéndose a “esos acontecimientos sobre el terreno”, la delegación gubernamental pidió al mediador comenzar las conversaciones substantivas discutiendo sobre terrorismo, uno de los cuatro ejes de las negociaciones.

“Los cuatro ejes se negociarán en paralelo porque son igual de importantes. Pero dados los acontecimientos sobre el terreno, hemos sugerido al mediador, y él ha entendido y aceptado, que mañana comencemos con el eje del terrorismo”.

Las partes negociadoras acordaron al final de la última ronda una agenda que incluye la creación de un Gobierno creíble, inclusivo y no sectario; un calendario y proceso para la elaboración de una nueva Constitución; la celebración de unas elecciones libres y justas supervisadas por la ONU y con participación de la diáspora, y la lucha contra el terrorismo.

Con respecto a la supuesta inminente ofensiva de la coalición internacional que lucha para acabar con el Estado Islámico (EI) contra la ciudad de Al Raqa, el mayor bastión del grupo yihadista en Siria, Jafari dijo que cualquier intervención extranjera en su país debía contar con la autorización del régimen.

“Nadie que diga que está luchando contra el EI debería hacerlo sin coordinarse antes con Siria o Irak”, afirmó, para acto seguido añadir que “todo el mundo sabe que los únicos que están efectivamente luchando contra ese grupo yihadista son Siria, Rusia e Irán”, concluyó. EFE