justo-cardenas-presidente-del-indert
Descargar el Audio

Eso dijo el titular del Indert sobre la conferencia de prensa convocada y ofrecida por el PLRA y el intendente de Capiibary en el ente agrario y que contó con el apoyo del PDP y el PRF. "Es poco serio e inconducente. Los invite a contrastar los documentos que tenemos nosotros y tienen ellos y se negaron" sostuvo Cárdenas quien había brindado otra conferencia sobre el mismo tema minutos antes en el mismo lugar. Afirmó que no existe arraigo en los lotes en conflicto.


“Los lotes que hemos abordado no tienen arraigo. Este planteamiento es un absurdo absoluto” señaló Cárdenas.

“Tenemos la obligación de formalizar las familias que ocupan tierras del estado” agregó.

En su conferencia, el presidente del Indert acusó al intendente de Capiibary y el grupo político que apoya su reclamo de manipular y desinformar respecto a la situación de las tierras en disputa.

“Afirman una y otra vez, faltando a la verdad y tergiversando la realidad, que INDERT anulará títulos de propiedad, lo cual es mentira; no se procederá sobre lotes TITULADOS Y FINIQUITADOS, ya que un interdicto jamás podría modificar el estado jurídico de los mismos”, aclaró el titular del instituto.

A su vez, el coordinador general del SIRT, Lic. Hugo Jiménez, informó que a través del trabajo de los técnicos, se delimitaron las tierras del INDERT y las de De Gásperi , “ya que el problema surgió cuando apareció una supuesta ampliación, cuando nunca pudo haberse loteado una finca privada”.

Agregó que en ningún momento se pone en tela de juicio aquellos lotes que están siendo ocupados por beneficiarios de la reforma, con arraigo en el lugar. Tampoco aquellos que están siendo ocupados por beneficiarios, que aún no poseen ningún documento que lo acredite como tal, ya que el ente rural encaminará a la regularización a favor de los mismos.

“Lo que sí se revertirá administrativamente son los lotes que no poseen vivienda y donde se comprobó que no están siendo ocupados como lo establece el Estatuto Agrario”, explicó.

El último viernes, más de diez mil personas se movilizaron en Capiibary para denunciar el posible desalojo de alrededor de cien familias.