El ejército sirio anunció hoy que ha arrebatado al grupo terrorista Estado Islámico (EI) el control de la estratégica localidad de Deir Hafer, en el este de la provincia septentrional de Alepo.


Fuentes militares, citadas por la agencia de noticias oficial siria, SANA, afirmaron que las fuerzas armadas sirias “restablecieron la estabilidad y la seguridad” en Deir Hafer y en 26 pueblos y aldeas de sus alrededores.

Las fuentes señalaron que las unidades castrenses lograron, además, asegurar 24 kilómetros de la carretera que une Alepo con la vecina provincia Al Raqa, bastión principal del EI en Siria.

Durante esas operaciones, los soldados causaron la muerte de cientos de miembros del EI y destruyeron decenas de vehículos de los yihadistas.

SANA indicó que Deir Hafer fue una de las primeras y más importantes bases del EI en Siria y en su interior hay sedes de la comandancia del grupo, fábricas de explosivos y hospitales de campaña de los radicales.

Esta localidad es estratégica porque por ella atraviesa la carretera que une la ciudad de Alepo con el oeste de Al Raqa y está a unos 100 kilómetros de la presa del Éufrates, la mayor de Siria y dominada por el EI.

En las inmediaciones de la presa se encuentran las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza armada liderada por milicias kurdas, que tiene el apoyo de la coalición internacional y lucha contra el EI.

En el territorio sirio, el EI se enfrenta al ejército nacional, que está respaldado por Rusia; a las FSD; y a rebeldes sirios que cuentan con la cobertura de las fuerzas armadas turcas. EFE