Karla María Pérez González cursaba el segundo semestre de la carrera de periodismo cuando le comunicaron que había sido expulsada de la casa de estudios a la que asistía.


Los compañeros de curso de la estudiante decidieron la semana pasada que debía ser expulsada de la Universidad Central de las Villas, en la provincia de Villa Clara. Los que votaron a favor del retiro de la estudiante alegaron que pertenece a una organización que no comparte los ideales de la Revolución Cubana y que bajo el pseudónimo de “Oriana” escribe artículos de crítica al gobierno regente. La decisión de la “brigada de primer año” fue ratificada por la Federación Estudiantil Universitaria (FEU).

“El estudiantado universitario no aceptará jamás la contrarrevolución dentro de nuestras Universidades. […] junto a nuestro indiscutible, invicto y eterno Comandante en Jefe reafirmaremos siempre: ‘…dentro de la Revolución, todo; contra la Revolución, nada'” rezaba el documento que la FEU hizo público explicando los motivos de la expulsión de Karla María, a través de su página web.

“Me expulsaron por no comulgar con las ideas comunistas y no comulgar con el sistema socialista cubano que no me ha convencido en todos estos años”, señaló Pérez a BBC Mundo. Agregó que las expulsiones de la universidad por motivos políticos en Cuba raramente se hacen públicas.

La estudiante es parte de la organización civil Somos +, que promueve el pluripartidismo, las elecciones abiertas y la prensa independiente. Añadió que fue el mismo rector de la Universidad Central de las Villas, Andrés Castro quien comunicó a los estudiantes de la carrera de periodismo de su expulsión.

“Hoy, Karla u Oriana, como queramos decirle, deberá mantenerse firme como declaró en su primer trabajo, pero no para conseguir el tipo de cambio al que aspira utilizando muchas veces su papel de víctima de un sistema supuestamente injusto y excluyente, sino para aceptar que su estrategia seguirá fracasando mientras existan jóvenes preocupados por el destino de nuestra sociedad socialista” rezan en otro documento publicado también en la página web de la universidad, denomindado “Argumentos de verdaderos revolucionarios”.

El caso de Karla Pérez no es de ninguna manera el primero en el que un estudiante o profesor es alejado de una universidad cubana por pensar diferente.