Foto/ABC
Descargar el Audio

Los hermanos Martín y Eduardo Venialgo contaron cómo fueron despojados de sus tierras (28 mil hectáreas) y obligados a huir a la Argentina durante la dictadura stronista. "Teníamos que ser fusilados todos" señalaron al contar el momento en que los militares se apropiaron de la estancia y todos los bienes que tenían en San Cosme (Itapúa).


En 2013 salió una sentencia firme que obliga al Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert) a abonar más de G. 95.000 millones por aquella confiscación, pero hasta hoy esa resolución judicial no ha sido cumplida.

“La mayoría de la gente que rodea al presidente Cartes es stronistas de pura cepa. Desde sus asesores a su jefe de gabinete” aseguran los herederos de Martin Venialgo.