Darío Badaracco es el principal sospechoso del crimen de la joven Araceli Fulles. Fue identificado por Nancy González, una inmigrante paraguaya en las inmediaciones de la villa porteña 1-11-14 alrededor de las 22 horas del último viernes. La gendarmería se atribuyó el mérito.


“Pienso que soy una corajuda porque estoy embarazada y me podía hacer algo. Él tenía una bolsa en la mano, Gendarmería dice que de ahí sacó un corpiño, lápiz labial y pertenencias de mujer. Cuando le ví la cara me puse a llorar” dijo la compatriota en contacto con el programa Animales Sueltos.

La vecina que identificó a Badaracco, Nancy, contó los detalles del momento en que identificó al presunto asesino de Araceli Fulles.

“Estaba merodeando la zona y yo le dije a una de las vecinas: «¿No es el que mató a Araceli?»”, dijo la mujer, quien está embarazada de cuatro meses.

Luego contó que fueron a informarle a la Gendarmería que creían que era Badaracco y que no les quisieron tomar los datos. Por eso, ella y grupo de mujeres siguieron al hombre y la segunda vez que lo encontraron llamaron de nuevo a la Gendarmería y, esta vez, la fuerza de seguridad sí actuó.

“Estaba en una actitud sospechosa, como buscando otra chica. Estaba como drogado, todo duro. Tenía en la mano una bolsa con ropa interior de mujer”, concluyó Nancy.

Luego de la aprehensión, la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich , felicitó a Gendarmería a través de Twitter.

Habían sido detenidos con anterioridad Jonathan y Emanuel Avalos, hermanos de 29 y 25 años; Marcos Ibarra, de 32, y Carlos Damián Alberto Cassalz, de 35 -dueño del corralón donde trabajaba Badaracco-, quienes están siendo investigados por homicidio agravado.

El crimen

Según el informe forense, Araceli Fulles sufrió “un estrangulamiento a lazo”.

El cuerpo de la joven fue encontrado a unos 35 centímetros de profundidad bajo una losa de cemento y material de construcción. El cadáver, completamente desnudo, fue hallado en posición decúbito dorsal, con las extremidades inferiores flexionadas hacia atrás.

Efectivos de la Policía Científica de la Bonaerense secuestraron elementos de interés pericial en la vivienda donde se produjo el hallazgo, en José León Suárez.

Fuente: La Nación e Infobae