El Tribunal Penal de Guiza condenó a Mohamed Badía y a otros dos miembros mas de la cofradía por "sembrar el caos" en el país tras el desalojo de las acampadas de la plaza de Rabea en 2013.


En el juicio celebrado en el Tora (sur de El Cairo), se sentenció a Badía por la causa conocida en los medios como “la sala de operaciones de Rabea” en referencia a la acampada islamista del verano de 2013 en El Cairo contra la destitución del entonces presidente Mohamed Mursi.

En la audiencia también se castigó en rebeldía a cinco años de cárcel a otros quince acusados, entre ellos, al periodista Abdalá al Fajarani. También el tribunal absolvió a otros 21, entre los que se encuentran familiares de destacados líderes de la agrupación islamista.

Planear incendios en propiedades públicas e iglesias son otros de los cargos que se han emitido contra los acusados.

El 30 de mayo de 2016, Badía fue condenado a cadena perpetua junto a otros 35 miembros de esta agrupación acusados de incitar y protagonizar actos de violencia y asesinatos.

Tras hacerse con el poder político, el Ejército lanzó una represión contra la organización islamista, declarada grupo terrorista por las autoridades, y contra los movimientos políticos de izquierda que participaron tanto en la revolución del 25 de enero de 2011 como en las protestas de junio de 2013 contra la cofradía dirigida por Badía.

La otra cadena perpetua emitida contra Badía se remonta al 22 de agosto de 2015 cuando el Tribunal Penal de la ciudad de Port Said, lo encontró culpable junto a otros 18 dirigentes y miembros de la organización de instigar a la violencia en esa localidad en 2013. EFE