El documento dice que empleados de la empresa INPASA (Industria Paraguaya de Alcoholes S. A.) irrumpieron este domingo en el recinto de la Escuela Básica nº 7689 "Karai Poty" perteneciente a la comunidad indígena 3 de Julio Ysati del distrito de Itakyry y procedieron a demoler la institución y llevarse todos los materiales que la edificaban.


Simón Oviedo, encargado del Despacho de la Supervisión de Control y Apoyo Administrativo y de Apoyo Técnico Pedagógico de Educación Indígena Zona 1 (que cubre los distritos de Itakyry, Minga Porã y Mbaracayu), relató en un informe que tras la demolición, los materiales que alguna vez compusieron la escuela fueron llevados ‘supuestamente’ al departamento de Canindeyu, donde fueron trasladados algunos miembros de la comunidad. Esto último sin el consentimiento de la mayoría de los miembros de la comunidad ni del profesor a cargo de la institución.

Aproximadamente unos quince estudiantes y el profesor Amado Portillo Benítez quedaron en la localidad perpetrada sin la escuela. Oviedo resalta que Portillo no puede explicar lo que ocurrió.

Tras la oferta de una suma de dinero, el líder de la comunidad Luciano Villalba Acosta procedió a retirarse del asentamiento. Sin embargo, quedaron algunas familias que se opusieron a abandonar su comunidad.

Oviedo sostiene que se apersonó en el lugar y que los guardias de la empresa le prohibieron el ingreso al recinto de la escuela. Manifestó en su informe que dichos efectivos de seguridad le dijeron que debería tener una especie de permiso de las autoridades para poder acceder al local.