La defensa de Alegre argumentaba que el Tribunal no había cumplido con los pasos correspondientes. El presidente liberal acusó al gerente de Tabesa y asesor presidencial de haber ordenado el atraco al PLRA y este lo querelló por difamación, calumnias e injurias.


ortiz