La Israelí Zvia Gordestky (de 53 años) está en huelga de hambre en las puertas de la Knéset (el Parlamento) desde que el comité legislativo pospusiera el debate de una propuesta de ley que le permitiría divorciarse de su marido


Gordestky lleva 17 años solicitando el divorcio y su marido lleva otros tantos años negándoselo. En Israel el único matrimonio válido es el religioso y según los tribunales rabínicos sólo se puede obtener el divorcio si el hombre lo consiente.

El comité legislativo israelí decidió aplazar el debate sobre la propuesta de ley promovida por la parlamentaria Yael Cohen Paran, del partido Campo sionista, que permitiría al Estado anular los matrimonios de las mujeres que no pueden obtener el divorcio.

Gordestky decidió entonces protestar de este modo frente al Parlamento.

Por su negativa, el marido de Gordestky lleva en la cárcel 16 años tras el dictamen de un tribunal rabínico en ese sentido. Pero la pareja sigue formalmente casada.

Y Zvia Gordetsky exige una solución: “He esperado durante 17 años, es tiempo suficiente”, dijo al diario “Haaretz”. EFE