Será este 1 de junio en el Salón "Demasiado me hallo" del instituto Javier Barbero. Las facilitadoras Isabel Díaz de Bedoya y Guadalupe Martínez serán la encargadas de enseñar a los asistentes las técnicas necesarias de inteligencia emocional para trabajar el recurrente miedo a decir que no.


Además se tocarán temas como la importancia de establecer límites en una relación humana de cualquier tipo, sea laboral, sentimental, familiar, entre otros. Dentro del taller se abordarán conceptos sobre lo que es y lo que no es negociable en un vínculo y también herramientas de coaching para plantear un no de manera estratégica.

Javier Barbero (director de la consultora que organiza el evento) explicó que el objetivo de esta capacitación es poder generar miradas nuevas sobre lo que implica poner un límite en la vida, ya que la puesta de límites resulta vital para la autonomía de una persona y para la salud en todas sus relaciones. “Una persona tiene por autonomía el derecho a elegir las situaciones en el que decir un No signifique bienestar o un beneficio. También exploraremos los costos que tenemos en la autoestima cuando en lugar de decir que no decimos que sí”, agregó el profesional.

El derecho a decir no y poner límites está dirigido a todas aquella personas con deseos de construir sus límites con respeto. El taller será especialmente útil para líderes de equipos que tienen dificultades en esta área y que en consecuencia, tienen problemas en la coordinación de acciones. A fin de alcanzar resultados óptimos, el taller utilizará el método JBExperience©, desarrollado por Javier Barbero, el cual pone énfasis en ejercicios cuidando que ningún participante se sienta expuesto en su intimidad. Se trata de una metodología vivencial y práctica.

“Decir que NO es una necesidad legítima que tiene todo ser humano libre y autónomo. Se recomienda decir que no cuando decir que sí implica ir en contra de lo que pensamos, sentimos o deseamos, se recomienda poner límites cuando la contraparte en una relación no es capaz de reconocer que tenemos limitaciones para dar, cuando juzgamos que seguir diciendo que Sí atenta contra el propósito de un trabajo o de un resultado. Cuando se hace necesario negociar”, afirmó Barbero. Establecer límites ayuda a sostener y valorar las relaciones personales y evita que, en determinadas ocasiones, una persona se sienta cargada de responsabilidades que no le corresponden.

El taller El derecho a decir no y poner límites es una invitación a abrir un espacio de profundo respeto para todos los participantes. La participación tiene un costo de G. 150 000.