Reconocen que la presidencia "los seduce" por no están dispuestos "a arriesgarlo todo" en una interna "desigual". Prefieren mantenerse lejos de Lugo y sueñan con una dupla Mario-Pakova que cuente con el apoyo de Efraín Alegre y el PLRA.


Por José Maria Quevedo

Tanto la gente cercana como el propio intendente tienen claro que el rechazo a la enmienda los pone en el centro de la escena, pero también son conscientes que para poder competir con chances deben contar con el respaldo del PLRA. Y el PLRA no solo decidió que debe ser un liberal el que encabece la chapa, sino que tienen un candidato que para muchos salió fortalecido de la crisis provocada por la enmienda; Efraín Alegre.

En el entorno ‘marista’ admiten que la presidencia “seduce” y revelan que tanto fuera como dentro del PLRA, la mayoría cree que Ferreiro “es el candidato con el que se gana”.

“Hoy es difícil ser portavoz de la candidatura de Mario dentro del PLRA” reconoce un dirigente del primer anillo del jefe comunal antes de señalar que la propuesta de internas con padrón ampliado hecha por el principal partido de la oposición “causó molestias”.

¿Por qué? Por que para participar, Mario debería renunciar a la intendencia y entienden que no vale la pena “arriesgarlo todo” para competir “en desigualdad de condiciones”.

Pero ¿que pasaría con la municipalidad si la candidatura de Efraín “no prende”, este “se baja” y el PLRA decide apoyar a Mario?

“Se llamaría a elecciones para reemplazarlo y Franco Troche sería nuestro candidato” revela.

¿Y Lugo?

Mientras Ferreiro piensa que sería “positivo” abrir el diálogo con el expresidente, su entorno esta convencido que no es conveniente mostrarse hoy cerca de Lugo, Llano y los luguistas.

“Se jugaron demasiado” dice uno de los consultados. Y agrega:

“Filizzola (Carlos) perdió el aparato que le quedaba y Esperanza (Martínez) su credibilidad”.

“Con esa generación no se puede hacer nada”.

Los maristas dicen sentirse “muy cómodos” con Pakova y Víctor Ríos y creen que una dupla Mario Ferreiro-Pakova podría ser “imbatible”.

Piensan que Efraín “no aprovecha” la imagen de su vice y consideran un error que prefiera mostrarse con Rafael Filizzola.

Así las cosas, los ‘maristas’ saben que los próximos 60 días serán decisivos.