El organismo pidió la colaboración internacional con el fin de enfrentar esa violencia.


Al menos doce personas murieron hoy y unas cincuenta resultaron heridas por dos ataques coordinados realizados por el Estado Islámico contra el Parlamento iraní y el mausoleo del imán Ruholá Jomeini.

El secretario general de la ONU, António Guterres, expresó su esperanza de que los responsables de esos actos sean llevados rápidamente ante la Justicia.

“Todos los países deben trabajar juntos para luchar contra el terrorismo, a la vez que se respetan los derechos universales y los valores que unen a la comunidad global”, agregó el comunicado oficial.

También condenó estos ataques el Consejo de Seguridad, que en otra nota calificó estas acciones como “bárbaras y cobardes”.

“Los miembros del Consejo de Seguridad reafirman que el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones constituye una de las más graves amenazas para la paz y la seguridad internacionales”, agrega la nota del principal órgano de decisiones de la ONU. EFE