El Gobierno francés anunció hoy la puesta en marcha de una fuerza especial operativa ("task force") que estará al frente de la coordinación estratégica de los servicios de inteligencia y reforzará el combate del país contra el terrorismo.


Esa fuerza de carácter militar, bautizada como Centro nacional del contraterrorismo, era una promesa electoral del actual jefe de Estado y se integra en el seno de la llamada Coordinación nacional de la información y de la lucha contra el terrorismo, una estructura ya existente.

En un comunicado, el Palacio del Elíseo indicó al término de un Consejo de Defensa que esta instancia pretende incrementar la eficacia de la protección contra la amenaza terrorista y “organizar una acción de los servicios secretos más rápida y abierta entre los servicios competentes”.

La Presidencia precisó además que tendrá como misión garantizar una mejor coordinación entre los distintos servicios de inteligencia.

El exnúmero uno de la Dirección de la Vigilancia del Territorio (DST) Pierre de Bousquet de Florian dirigirá la Coordinación nacional, mientras que el actual prefecto de Policía de la región de Bouches-du-Rhône, Laurent Nunez, estará al frente de la Dirección General de la Seguridad Interior (DGSI).

El embajador francés en Argelia, Bernard Emié, asumirá la gestión de la Dirección General de la Seguridad Exterior (DGSE).

“Este nuevo equipo tendrá la responsabilidad operativa de los servicios secretos bajo la autoridad de los ministros competentes”, añadió la nota.

El Consejo de Defensa abordó además el proyecto de ley que será presentado el próximo 21 de junio y está destinado a reforzar el actual arsenal legislativo en materia antiterrorista.

Esa normativa permitirá introducir disposiciones concretas en el derecho común y reservar para “situaciones excepcionales” la aplicación del estado de emergencia, en vigor en Francia desde los atentados yihadistas de noviembre de 2015.

El país ha sido golpeado por el terrorismo yihadista los dos últimos años y medio, cuando se registraron un total de 239 víctimas mortales en atentados como el del 13 de noviembre de 2015 en París y Saint-Denis, y el del 14 de julio de 2016 en Niza. EFE