Un chófer de autobús murió tras ser atacado con un arma de fuego en el vehículo que conducía en el sur de Buenos Aires. A modo de protesta se suspendió el servicio de transporte en toda la zona detalló Roberto Fernández (titular del gremio de transporte).


Efectivos policiales encontraron el cuerpo sin vida de Carlos Sánchez en un autocar de la línea 514, cuyo trayecto se extiende por la zona sur del cinturón metropolitano de la capital argentina, donde los hechos de inseguridad se cobraron cinco muertos en las últimas dos semanas.

Según especificó la agencia estatal de noticias Télam, el hecho ocurrió en la madrugada de este jueves en la localidad bonaerense Claypole cuando el chófer de 42 años, recibió en el rostro un balazo que atravesó el parabrisas del vehículo que conducía.

La investigación apunta a que varios delincuentes en motos intentaron robar a otro motociclista y, ante la resistencia de la víctima, se originó un tiroteo en el que uno de los balazos penetró en el autobús conducido por Sánchez.

El secretario general del gremio de transporte, la Unión Tranviarios Automotor (UTA), Roberto Fernández, expresó que “no se puede vivir con miedo”, por lo que llamó a poner en marcha medidas contra la inseguridad.

En este sentido, Fernández consideró necesario “el trabajo de legisladores y gobernantes a nivel nacional para encontrar una ley de Estado que proteja a la ciudadanía”.

El lunes de esta semana, el gobierno de la provincia bonaerense anunció que sumaría 35 nuevos patrulleros a la zona donde se desencadenaron estos hechos fatales pero el gremialista reclamó que “no alcanza con poner más vigilantes en las calles”.

De esta manera, los delegados del servicio de autobuses en la zona sur decidieron realizar un paro hasta la medianoche de hoy en reclamo de mayor seguridad para poder trabajar nuevamente y que “no entren al vehículo, te roben o peguen un tiro”. EFE