Autoridades del país asíatico afirmaron que "acelerarán aún más" su programa armamentístico nuclear ante las sanciones y la presión internacional sobre el país que a su juicio constituyen una "agresión" comandada por Estados Unidos y otras fuerzas hostiles.


El ministerio norcoreano de Asuntos Exteriores lanzó esta advertencia en un comunicado recogido por la agencia estatal KCNA, en el que también se hace un recuento de las sanciones que pesan sobre el país desde hace décadas por sus sucesivos tests nucleares y lanzamientos de misiles balísticos.

“Las despreciables sanciones y la presión impuestas sobre la DPRK (siglas en inglés de República Democrática Popular de Corea, nombre oficial del país) han alcanzado el extremo”, señala el comunicado.

Ante esta intensificación de la presión, “el odio y la ira del Ejército y del pueblo sólo se incrementarán, y la DPRK acelerará aún más el desarrollo de su fuerza nuclear para cortar de raíz la base de esta agresión”, señala la nota.

El comunicado también recapitula las sanciones que pesan actualmente sobre el régimen, que afectan a 15 órganos del Partido de los Trabajadores y del gobierno, a 73 entidades y a unos 90 individuos, así como a 16 aviones y buques de carga, “ninguno de los cuales está asociado al transporte de municiones”, según el ministerio.

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó a comienzos de mes una nueva resolución que amplía las sanciones económicas impuestas a Corea del Norte por su programa balístico y nuclear, que viene intensificando a pesar de las advertencias de Naciones Unidas.

Pyongyang ha realizado en lo que va de año una decena de ensayos de misiles de distinto tipo, lo que ha elevado la tensión en la región y suscitado una enérgica respuesta por parte de la Administración de Donald Trump, que ha aumentado su despliegue militar cerca de la península de Corea e incluso ha insinuado la posibilidad de realizar ataques preventivos. EFE