El Consejo de Derechos Humanos de la ONU adoptó por unanimidad el nombramiento de un relator especial para la eliminación y la discriminación contra las personas afectadas por la lepra y sus familiares.


En la trigésimo quinta sesión del Consejo, los Estados aprobaron por unanimidad y sin necesidad de votar el mandato para un experto independiente cuya tarea será defender los derechos de los leprosos, por un periodo de tres años.

El titular del mandato deberá seguir e informar sobre los progresos logrados y las medidas que los Estados ponen en marcha para eliminar de raíz la discriminación que sufren los enfermos de esta patología, contagiosa si los pacientes no reciben tratamiento o éste es inadecuado.

Asimismo, este relator tendrá la obligación de identificar y promover buenas prácticas sobre el tratamiento de la lepra e informar anualmente de sus investigaciones y hallazgos ante el Consejo de Derechos Humanos.

Por otro lado, los 47 miembros del máximo foro defensor de los derechos humanos decidieron extender los mandatos de los relatores especiales sobre educación, sobre el tráfico de personas, sobre los derechos humanos y la solidaridad, sobre las corporaciones trasnacionales y sobre la independencia de jueces y abogados. EFE