Sesenta y siete menores murieron por desnutrición en lo que va de mes en la zona de Doolo, en el este de Etiopía donde la situación de emergencia humanitaria se sitúa en niveles "alarmantes" informó la organización Médicos Sin Fronteras (MSF).


“El número de niños pequeños con desnutrición aguda en la zona de Doolo es el más alto visto por nuestros equipos que llevan trabajando diez años en la Región Somalí de Etiopía”, alertó el asesor nutricional de MSF, Saskia van der Kam.

En Danod, Lehel-Yucub, Wardher, Galadi y Daratole, los equipos de MSF han tratado a 6.136 menores de 5 años por desnutrición aguda grave desde enero.

Según la organización, estas cifras son diez veces superiores a las registradas en el mismo periodo en 2016, cuando 491 niños recibieron tratamiento por desnutrición.

“El Programa Mundial de Alimentos ya advirtió de que su suministro de ayuda alimentaria de emergencia para la región se agotará a finales de julio, lo que dejará a 1,7 millones de personas aún más vulnerables ante la desnutrición”, advirtió Van der Kam.

Esta crisis alimentaria viene precedida de una grave sequía que ha afectado a las dos últimas estaciones de lluvia y que provocó la muerte de buena parte del ganado de la población de Doolo, en su mayoría nómada y pastoril.

En consecuencia, las comunidades tuvieron que abandonar su estilo de vida y levantar asentamientos informales donde la comida y el agua potable son “insuficientes para sobrevivir”.

“Sin sus animales, ya no tienen una fuente de ingresos ni medio para transportar alimentos y agua. La población llama a nuestras puertas pidiendo comida”, dijo la responsable de Emergencias de MSF, Karline Kleijer.

Aunque el Gobierno y organizaciones humanitarias están proporcionando comida en estos campamentos informales, no es suficiente, debido al elevado número de personas desplazadas en los últimos meses en esta área cercana a la frontera con Somalia.

Ante esta situación “alarmante”, MSF pidió un mayor apoyo para esta región, donde se necesita “con urgencia” la llegada de más ayuda alimentaria y organizaciones humanitarias.

La ONU advirtió reiteradamente en los últimos meses de que más de 20 millones de personas en cinco países (Etiopía, Somalia, Nigeria, Sudán del Sur y el Yemen) están al borde de la inanición.

Así, ha alertado de “muertes masivas” en el Cuerno de África, donde la crisis humanitaria puede ser incluso peor que la de 2011, cuando murieron 260.000 personas en la zona. EFE