Tiene que ver con el pedido de extradición del narco Said Chaou, originario de la ciudad de Alhuceimas y acusado por las autoridades marroquíes por ser traficante internacional de drogas. El criminal se escapó a Holanda donde reside actualmente.


Said Chaou.

A lo largo de estos últimos días hubo diferentes contactos entre las autoridades marroquíes y neerlandesas, a nivel de los Jefes de Gobierno y de los Ministros de Asuntos Exteriores respectivamente. Estos contactos se centraban en los actos de un conocido traficante de origen marroquí residente en los Países Bajos y que es objeto de dos órdenes de arresto internacional emitidas por la justicia marroquí, por “asociación criminal” desde 2010 y por “tráfico internacional de estupefacientes” desde 2015.

Se comunicaron informaciones precisas a las autoridades neerlandesas, desde hace varios meses, sobre la implicación de este traficante en la financiación y el apoyo logístico a ciertos núcleos en el norte de Marruecos, subrayando que el Reino de Marruecos que siempre bajo la insistente demanda de la Unión Europea y de los Países Bajos ha colaborado lealmente en el campo de la lucha contra el tráfico de drogas, no podría tolerar que un traficante notorio al que ha podido cortar todos sus recursos pudiera ahora invertir esta situación de forma favorable para la continuación de sus actividades criminales.

“Se hizo saber claramente a las autoridades neerlandesas que era imperativo que se tomaran medidas concretas y urgentes contra dicho traficante y mercenario de la agitación”.

Marruecos se reserva el derecho de sacar todas las conclusiones e implicaciones que se impondrán a nivel de las relaciones bilaterales y de tomar las medidas, entre otras políticas y diplomáticas, necesarias.

Por este motivo, Marruecos ha decidido llamar inmediatamente a consultas al Embajador de Su Majestad el Rey en La Haya y examinará la oportunidad su de retorno a La Haya en función de la evolución de este de este asunto.