El Mercosur negociará con la Unión Europea (UE) según afirmó el ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa.


Ministro Rodolfo Nin Novoa.

En una entrevista con el diario local El Observador, el ministro indicó que la semana próxima tendrá lugar en Madrid un encuentro entre representantes del bloque suramericano y la comisaria de Comercio de la Comisión Europea Cecilia Malmström, en el que se abordarán aspectos económicos y comerciales del acuerdo.

En el marco de esa reunión que contará con la presencia de varias autoridades del bloque europeo, los representantes del Mercosur intentarán poner el foco en las exportaciones agrícolas y negociar el ingreso de productos como la carne y el etanol.

Nin Novoa destacó que las tratativas están “bastante avanzadas” y que “la expectativa es iniciar el acuerdo a fin de año”, pero aclaró que al ser una negociación conjunta “Uruguay no puede tener resultados por sí solo, sino que tiene que acordarlos y discutirlos” con los otros países del bloque.

En cuanto al revés sufrido por el sector de la carne en Brasil, que vio suspendida las exportaciones a países como Estados Unidos por “problemas sanitarios”, indicó que las restricciones no afectan al conjunto del bloque, ya que “las barreras sanitarias corren por protocolos separados”.

El ministro afirmó que las sanciones impuestas “no afecta a quien cumple” con “las disposiciones sanitarias y fitosanitarias” y evaluó que la situación “ha potenciado la posición de otros países productores de carne como Uruguay y Argentina”.

En tanto, Nin Novoa se refirió a las negociaciones del bloque suramericano con China e indicó que “hay un empuje desde el Mercosur” para aumentar el intercambio comercial con el gigante asiático.

Frente a la decisión del Ejecutivo uruguayo de incrementar el arancel a las importaciones (tasa consular) en un punto a los países del Mercosur y en tres puntos a los del resto del mundo, Nin Novoa afirmó que si bien “el aumento va un poco en contra del discurso” de apertura de mercados, se trata de una “necesidad fiscal”.

El incremento apunta a recaudar “ingresos adicionales” para financiar el aumento del gasto público social, previsto en 172 millones dólares en la Rendición de Cuentas para 2018.

Nin Novoa subrayó que el aumento “no es para siempre, sino que tiene un programa de desgravación” e indicó que no existe “otra alternativa para conseguir los 100 millones de dólares” que el impuesto permitirá recaudar. EFE