Al menos 14 combatientes del grupo terrorista Estado Islámico (EI) y dos miembros de las fuerzas gubernamentales perecieron en enfrentamientos en la provincia de Saladino en el norte de Irak informó una fuente de seguridad local.


La fuente detalló que las dos víctimas en las filas oficiales son un alto mando del Ejército y un líder de la Multitud de los Clanes -milicias locales que luchan contra los yihadistas-, y que siete soldados resultaron también heridos.

Los enfrentamientos entre los dos bandos se desencadenaron después de que decenas de radicales, incluidos terroristas suicidas, asaltaron puestos de las fuerzas gubernamentales en la localidad de Al Januka, ubicada a 110 kilómetros al norte de Tikrit, capital provincial de Saladino, y al sur de la ciudad de Mosul, principal bastión del EI hasta el momento.

La fuente añadió que tuvo que intervenir la aviación iraquí, que bombardeó a los combatientes del EI, los cuales acabaron retirándose después de varias horas en dirección a la zona que controlan en la región de Al Sharqat, según la fuente.

El EI domina la parte sureste de la ciudad de Al Sharqat y desde sus posiciones lanza ataques contra las fuerzas iraquíes, además de cohetes y morteros sobre las zonas residenciales que están bajo el mando de las autoridades.

Ayer, tres combatientes del EI y un recluta del Ejército iraquí murieron, y dos miembros de la Multitud de los Clanes resultaron heridos, en enfrentamientos al oeste de la ciudad de Biyi, 30 kilómetros al norte de Tikrit.

Mientras, las fuerzas iraquíes luchan para expulsar definitivamente al EI de Mosul, que ha sido desde 2014 el principal bastión de los yihadistas en este país. EFE