Ubicado a unos 50 kilómetros de la capital, el volcán generó 26 explosiones que han levantado una columna de ceniza a unos 4.400 metros de altura y expulsan dos flujos de lava de hasta 400 metros.


Según el boletín diario del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh), la ceniza se dispersa a unos 10 kilómetros de distancia al oeste y las explosiones generan además pulsos incandescentes a unos 200 metros de altura sobre el cráter.

El volcán también tiene una desgasificación de color blanco de 4.400 metros de altura sobre el nivel del mar que se desplaza hacia el oeste y hay avalanchas débiles en dirección a las barrancas Santa Teresa, Ceniza, Taniluyá, Ceniza y Trinidad.

Los flujos de lava, de entre 300 y 400 metros de longitud y que eran muy visibles en horas de esta madrugada, caen hacia los lados de Santa Teresa y Las Lajas.

El coloso, de 3.763 metros de altura, está situado entre los departamentos de Escuintla, Chimaltenango y Sacatepéquez, a unos 50 kilómetros de la capital, y en lo que va de año ha tenido unas cinco erupciones.

Otro de los volcanes en constante actividad, el Santiaguito, ubicado en el departamento de Quetzaltenango, tiene una desgasificación de color blanco a unos 3.000 metros de altura que se desplaza hacia el suroeste.

El otro volcán activo, el Pacaya, registró un tremor interno asociado al ascenso de magma y gases a la superficie.

Fuego y Santiaguito, junto al Pacaya, de unos 2.252 metros de altura y ubicado en el departamento de Escuintla, son los tres conos más activos de los 32 que tiene el país centroamericano. EFE