La Agencia Sueca de Cooperación Internacional al Desarrollo (Sida) informó que suspenderá el apoyo a las organizaciones que cedan a la ley mordaza antiabortista del presidente estadounidense Donald Trump que exige a los grupos que reciben fondos de EEUU a no informar sobre el aborto.


Sida que el año pasado gestionó un presupuesto de 18.700 millones de coronas (1.940 millones de euros) señaló que no podrá seguir apoyando los esfuerzos en materia de derechos de salud sexual y reproductiva de aquellas organizaciones que acepten las exigencias de Trump.

“Se trata de los derechos de las mujeres a decidir cuándo, cuántos y si quieren tener hijos. Los derechos a la salud sexual y reproductiva son un requisito previo para poder asistir a la escuela y formar parte activa del mercado laboral”, declaró la directora General de Sida, Carin Jämtin, en un comunicado.

“Cuando Estados Unidos implementa políticas que afectarán a los países más pobres y a los grupos más vulnerables -mujeres y niñas con necesidad de asistencia-, Sida tiene que garantizar que la ayuda sueca se continuará destinando a aquellas actividades acordadas”, añadió.

La agencia gubernamental sueca informó, además de que para contrarrestar los efectos de la decisión de Trump destinará este año 170 millones de coronas (17,6 millones de euros) adicionales a apoyar a organizaciones que desarrollen labores en materia de salud sexual, contracepción, aborto seguro y atención materna. EFE