Descargar el Audio

Los padres del bebé británico de 11 meses que padece una enfermedad congénita terminal se niegan a que los médicos lo desconecten del aparato que lo mantiene vivo porque encontraron una posibilidad de que reciba un tratamiento experimental en EE.UU. El exministro de Salud Antonio Arbo dijo que " hay que darle una oportunidad a la ciencia que va avanzando y si existe una chance la vida debe sostenerse".