Fue en Lunes de Mina con tribuna partidaria en el set y gran expectativa. Amplia participación de los usuarios en twitter y un resultado que favoreció a...


Por José María Quevedo

Cualidades y defectos: dos tercos a la presidencia

Así resumió Mina el perfil de los precandidatos después que les pidiera que expusieran dos defectos y dos cualidades antes de empezar el debate cronometrado (algo que a la moderadora no pareció gustarle mucho y que tuvo pinta de haberse acordado por pedido de uno -o los dos- precandidatos) y que en el sorteo no favoreció a Santiago Peña al que le toco intervenir siempre primero.

“Soy obstinado; cuando me pongo algo enfrente no paro” reconoció Santi que también habló de cierto desequilibrio entre el tiempo que dedica al trabajo en detrimento de la familia.

En contrapartida dijo ser “familiero y transparente”.

“Soy impaciente y terco” señaló Marito como defecto antes de definirse como “justo y perseverante”.

“¿En resumen? Dos tercos a la presidencia” remató periodista.

Pobreza y empleo

La cosa empezó mal para Santi Peña que recibió dos golpes de entrada.

Dijo que la ausencia de políticas públicas generó desigualdad en departamentos como Itapúa donde señaló que conviven lugares muy ricos con otros muy pobres.

¿La solución? Más infrestructura, más educación, programas sociales y asistencia técnica y financiera para los productores.

“Se ha construido un un modelo excluyente, la pobreza creció en el gobierno de Horacio Cartes” contraatacó Marito que compartió datos bien concretos: “De los cien millones de dólares para caminos vecinales, se ejecutó solo el 3%”

0-1

Seguridad

Acá Santi optó por repetir la fórmula de la mayoría a la hora de proponer una solución para resolver el conflicto en el norte: mayor presencia del Estado, tanto represiva como asistencial.

Agregó que el Congreso hubiese ayudado aprobando la ley de extinción de dominio y otra iniciativa que apuntaba a mejorar la seguridad ciudadana. Propueso terminar con las guardias privadas “sobre todo las de los parlamentarios”.

Y acá Marito (con ABC abajo del brazo) asestó el golpe más duro de la noche:

“¿Cómo va a funcionar la policía si esta en manos de Jose Ortíz?

0-2

Encuesta

Al principio del segundo bloque Mina hizo un “break” para hablar de la encuesta en twitter que Marito tampoco desaprovechó. Viendo que los números favorecían a su rival, pidió: “Ojalá no sea otra encuesta falsificada del oficialismo, cada voto mío ahí es real”.

Peña prefirió elogiar la alta participación. Y estuvo bien. Siempre es mejor no confrontar con las redes.

Lo dejamos en empate.

1-3

Peña ganó en Twitter, pero perdió en la impresión.
Peña ganó en Twitter, pero perdió en la impresión.

Lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico

Santi (siempre primero, lo que constituyó una desventaja) reiteró que una ley como la de extinción de dominio aportaría una herramienta muy valiosa en el combate al narcotráfico y coincidió en la necesidad de coordinar acciones con los países limítrofes.

Dijo que durante el gobierno de Horacio Cartes “se incautó el doble” y que en el orden del tratamiento de adicciones el objetivo es “doblar” la capacidad de internación.

“Va a haber 60 camas (hoy hay 30)” prometió.

Parecía un tema en el que Marito podía despacharse a gusto pero apenas pudo hacerlo sobre el final de su intervención cuando señaló que las rutas del contrabando, la trata y el narco “son las mismas” y que para “matar” esas rutas no hay que tener vínculos con ninguna de esas tres actividades. Clara referencia (que pudo ser más) al principal negocio del presidente.

Dijo que para combatir un fenómeno global es imprescindible la cooperación extranjera y que tanto la Senad como la Seprelad deben recibir mayor presupuesto.

Sobre como recuperar a los adictos, sugirió que la solución no pasa por mandarlos a la cárcel sino por ayudarlos a reinsertarse.

La “perlita” la dejó Mina que confesó: “No probé las drogas por miedosa”

2-4

Tema impositivo

Si hay un punto en el que coinciden es en éste; los dos opinan que Paraguay debe mantener impuestos bajos para no perder la ventaja competitiva con el resto de los países de la región y que para lograr una mayor recaudación se debe combatir la evasión e incrementar los impuestos directos. Coincidieron en que se debe equiparar el Iragro al Iracis.

No se sacaron ventajas

3-5

Deuda y bonos

Acá Santiago (y como lo hace siempre) defendió el endeudamiento a rajatabla. “La deuda pública es una herramienta. En 4 años hemos invertido más que en 20”. Y optó por la emisión de bonos como método:

“Es un privilegio poder emitir deuda a 30 años”

Insistió en que Paraguay tiene “la deuda mas baja de la región” y que tranquilamente podría duplicarse hasta el 45% del PBI en los próximos años.

Marito reconoció que el nivel de la deuda pública “no es para alarmarse” pero hizo hincapié en el ritmo del endeudamiento: “En tres años subimos del 11% al 23%. Duplicamos la deuda y aumentó la pobreza y la inequidad y eso sí es peligroso”.

Habló de un programa agresivo de inversión y sostuvo que prefiere los créditos multilaterales con ejecución controlada a la emisión de bonos.

3-6 (reconociendo ser un tanto subjetivo en este último punto)

Tres ejes para ser recordado

Acá fueron concretos. Mientras Santi quiere ser recordado como el presidente que rediseñó el sistema de salud pública, logró la educación de excelencia y generó empleo, Marito habló de reconstruir la institucionalidad y y establecer un gran plan de desarrollo nacional consensuado entre todos los sectores y que trascienda a los gobiernos.

4-7

Final picante

Casi al final y antes de las preguntas de los colegas (algunas más “centros” que preguntas) Mina les pidió que opinaran sobre los proyectos del otro. Y la cosa se puso linda.

Santi sobre el proyecto de Marito:

“Hay una ausencia de proyectos. Lo confirma cuando habla de un plan de desarrollo y no sabe que hay 2000 actores de la sociedad civil trabajando en el plan Paraguay 2030” dijo Santi sobre el proyecto de Marito, que replicó:

“Lo conozco perfectamente, hacen evaluaciones y no proponen nada. ¿Qué critico? Su integridad. Me decepcionó. Era mi amigo”.

Le dijo que era desagradecido con el partido que le dió el puesto en el BCP (supuestamente el PLRA) y Santi le aclaró que fue su hermano (Benigno) el que le propuso ese cargo.

Y ahí Abdo le recordó la manera en que se inscribió a la ANR: “Se afilió sin conocer los estatutos, pero no lo vamos a impugnar; imagínate que dijo que es mas colorado que Kalé, que es el representante de Dios y que es mejor candidato que yo! Ese es el rival que tengo”.

El abrazo republicano

¿Qué haría Santi si gana Marito?

“Lo votaría y lo asesoraría porque hay conceptos que veo que no tiene claros” dijo Peña saliéndose del libreto y apelando a la espontaneidad que a veces (como en este caso) le juega a favor y otras lo hunde.

“Voy a defender el coloradismo” respondió Marito a la misma pregunta y desafió al candidato cartista a que si es colorado le pida “a su patrón” que cese con las persecuciones contra correligionarios.

Santi sugirió que si Marito pierde podría apoyar a Efraín y este evitó confirmar o descartar: “Voy a aliarme con quien sea para salvar la democracia”.

El resultado

Aunque en la impresión ganó Marito, a Santi no le fue tan mal.

Marito pego en el primer y segundo bloque. Santiago asimiló los golpes, mantuvo la línea y recuperó terreno desde el cuarto al último. Aunque no pudo imponerse (a grandes rasgos) no perdió.

Saldo positivo para ambos. Para Marito porque se mostró sólido y con las ideas claras, producto seguramente de sus 4 años en el Congreso (uno como presidente) y varias batallas en diferentes frentes como la interna de 2015 y la enmienda de 2017. Para Peña porque pese a los golpes que recibió de entrada, supo recuperarse, mantuvo la línea cuando pudo perderla y terminó no saliendo tan mal parado de su primer debate público. Le servirá de experiencia.