Los trabajadores agrupados en la Confederación Nacional de la Salud Municipal (Confusam) convocaron hoy a un paro nacional para el 22 de agosto. Exigen medidas concretas que garanticen su seguridad e integridad personal tras varios episodios de violencia.


La decisión estuvo avalada por más de trescientos dirigentes del gremio tras conocerse la violenta agresión hacia una funcionaria en la ciudad de Rancagua, vecina a Santiago, donde un individuo intentó estrangularla y sacarle los ojos.

“Eso, sumado a la quema del vehículo de una funcionaria en San Pedro de la Paz, en el sur”, señalaron los voceros de unas 350 personas reunidas en el Tercer Congreso Nacional Extraordinario de la Confusam.

Debido a las aglomeraciones en los consultorios municipales y muchas veces por la falta de médicos especialistas los pacientes deben esperar horas para ser atendidos y los familiares arremeten violentamente contra los funcionarios de salud, una práctica que se ha hecho común en las últimas semanas.

Los trabajadores también debatieron en su congreso su permanencia en la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la próxima negociación de reajuste para el sector público y el sistema de pensiones. EFE

Compartí: