Descargar el Audio

Dijo que fueron "los altos mandos" los que decidieron retirar la guardia del recinto parlamentario. El senador liberal habló en 'El Salón' sobre la división liberal, el cruce de llamadas del 31M y las denuncias en su contra.


“El comandante, el ministro, el presidente de la República, todos manejaban la información. En esos niveles se decidió que el Congreso quede sin resguardo. Tenemos una tesis desarrollada que es el de generar una escalada de la violencia que se facilitó con la falta de protección”, expresó Amarilla.

 

“Querían instalar el relato de que los que nos oponíamos a la enmienda éramos los instigadores del incendio”, señaló el congresista que acusó a las cabeza de mando por lo sucedido el 31M.

 

 

La llamada de Llano: El político dijo que desde el momento en que empezó el proceso reeleccionista han procurado pasarle factura por su postura contraria a ella. Sostuvo que en ese marco se produjo “la llamada amenazante, 31 minutos antes del atropello al PLRA”.Afirmó que Blas Llano le adelantó que serían “brutalmente reprimidos”.

la hipótesis de lo sucedido el 31M: Según Amarilla, la policía abandonó el Congreso y se dejó adrede que avanzara el fuego ya que incluso hubo problemas para evacuar. Sostuvo que los bomberos tardaron 2 horas en ingresar a la zona para apagar el fuego.

Las consecuencias del 31M y división liberal: Para el senador, la disputa por la enmienda no dividió solo al PLRA sino también al Partido Colorado, la izquierda “y toda la sociedad”.

La denuncia por supuestos desmanejos en la administración de Central: Sobre el supuesto desvío en la provisión de “galletitas” mientras era gobernador señaló que se trata de un caso del 2012 cuando ya no se desempeñaba en el cargo.  “Hay que preguntarles a la nueva administración sobre qué hicieron con los mil millones de la licitación que nosotros cumplimos con todas las reglas” planteó Amarilla.

Compartí: