El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, dijo que su Gobierno apoyó la decisión de suspender a Venezuela del Mercosur por temor a que los restantes países miembros (Argentina, Brasil y Paraguay) pudieran tomar medidas en represalia dentro del bloque.


“¿Qué pasa con el Uruguay además si se mantenía en una situación intransigente dentro del Mercosur? ¿Y si lo aíslan a Uruguay del Mercosur?”, dijo Vázquez en una entrevista con el semanario local Búsqueda publicada hoy.

“No hay, digamos, una normativa que puedan esgrimir los otros países para dejar a Uruguay aislado, pero desde el punto de vista comercial pueden tomar varias medidas que perjudiquen a Uruguay. ¿Y cuántos puestos de trabajo se pueden perder?”, argumentó el mandatario.

Vázquez dijo que la decisión de Uruguay no fue apresurada y que además de la negativa del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a abrir cauces de diálogo con la oposición como se le había exhortado, tuvo en cuenta también cómo dentro del Mercosur algunas medidas tomadas por otros países, en otras épocas, lo han perjudicado.

Asimismo, Vázquez indicó que Uruguay se quedó sin argumentos dentro del Mercosur para seguir manteniendo una postura neutral respecto al Gobierno de Venezuela, en contraposición con las críticas que los otros miembros del bloque hacían contra la actuación de Maduro.

El sábado pasado los cuatro países fundadores del Mercosur -Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay- suspendieron de forma indefinida al quinto miembro del bloque, Venezuela, con base en el Protocolo de Ushuaia sobre Compromiso Democrático.

En Venezuela se registra desde el 1 de abril una serie de manifestaciones a favor y en contra del Gobierno, que causaron más de 120 muertos, situación que se agudizó desde la instalación de la Asamblea Constituyente, que no es reconocida por la oposición y varios Gobiernos y organismos internacionales. EFE