Descargar el Audio

El cardiólogo Miguel Quintana explicó que durante décadas se creyó que inmediatamente después de un infarto se producía una reacción inflamatoria (caracterizada por un incremento del contenido de agua y células) en el tejido infartado y que esta permanecía estable durante al menos una semana con una posterior desaparición progresiva.


Compartí: