La vigésimo segunda Asamblea de la OMT guardó un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas del huracán Irma, en su primera sesión plenaria que se celebra en Chengdu (China), y anunció la creación de un grupo de trabajo para diseñar las estrategias de asistencia a los países afectados.


Hoy mismo se creará, a propuesta de Jamaica, un grupo de trabajo compuesto por representantes de varios países miembros de la Organización Mundial del Turismo (OMT) con el objetivo de ayudar a la región del Caribe, azotada por el huracán.

El ministro de Turismo de Jamaica, Edmund Bartlett, trasladó a la asamblea la angustia que vive la población de la región tras el paso destructivo del Irma, un fenómeno natural que conoce muy bien la industria turística.

Este huracán, el más devastador en la zona desde 1924, afectó a doce países de la región, recordó el ministro.

Bartlett hizo hincapié en que la economía de la mayoría de los países caribeños depende en un 55 % del turismo, por lo que espera que la OMT pueda ofrecer su apoyo a las iniciativas que surjan de la reunión de hoy. EFE