Según la información publicada por el diario El Español, la Policía y la Guardia Civil ha conseguido entrar en todos los colegios electorales a los que estaban asignados los principales políticos pero éstos han acudido a otras mesas que sí estaban en funcionamiento


Hacia las 10 de la mañana, el president Carles Puigdemont, ha acudido al colegio de Conellá de Terri para ejercer su voto ya que el polideportivo donde tenía adjudicada su mesa ha sido tomado por la Policía para requisar todas las urnas.

Esta mañana, el Govern ha habilitado medidas in extremis para facilitar el voto como: censo universal, sin sobre y con una papeleta que se puede llevar impresa desde casa.

De esta forma, los 5,3 millones de catalanes tienen la posibilidad de acercarse a ejercer su voto a cualquiera de los centros que han conseguido mantenerse abiertos y evitar que no tengan que acudir al que les corresponda por estar clausurado.

El sistema será parecido al de la consulta del 9N, una junta electoral central y un censo global. El sistema se fiscalizará a través de una aplicación móvil del teléfono que los responsables de los Mossos se deben descargar.

Se prevé recoger los datos de los votantes a través de un sistema informático que evite que una persona pueda votar en más de una ocasión.

“Se trata de garantizar el libre ejercicio del derecho a voto”, ha explicado Romeva.

Compartí: