El atacante de la 'Naranja Mecánica' no pudo llevar a su equipo al Mundial Rusia 2018 y a sus 33 años dice adiós como capitán de la selección holandesa después de haber disputado 96 encuentros, en los que marcó 37 goles.


El jugador del Bayer Múnich lloró durante la interpretación del himno holandés antes del partido y con su retirada pone fin a la generación que, junto a Rafael van der Vaart, Wesley Sneijder y Robin van Persie, llevó a Holanda a jugar la final mundialista en Sudáfrica 2010, que perdió contra España (1-0).

Disputó su último encuentro ganando a Suecia con un doblete de él y pese a eso no le alcanzó a la selección para clasificar a Rusia 2018.

“Gracias Arjen”, publicó la cuenta de la KNVB acompañado de un video con sus momentos más destacados.

Fuente: El Comercio